fbpx

CHIC & VINTAGE

Mientras los deseos van tallando el mar

abril, 2020

Hay artistas que rescatan la naturaleza para plasmarlas en sus obras, como tallando el mar.

Ciertamente me encanta viajar,muchos lo saben. Sobre todo intento no repetir ciudades para poder conocer más.

Pero cuando un lugar te atrapa vuelves una y otra vez, y siempre lo verás diferente.

Allá por el año 2004 volé a Manhattan para practicar mi inglés aprovechando las vacaciones de verano.

Era mi primer viaje a Estados Unidos, y confieso que estaba un poco escéptica, nunca me había llamado la atención ese país.

Fue entonces cuando llamé a mi amigo Lucas Calcagno, ahora indiscutible DJ en México para que me contara sobre New York.

Lucas me pasó el contacto de su amiga Sara, me dijo que me recibiría con los brazos abiertos, y así fue.

Y nunca olvidaré ese viaje, fui a lugares que jamás hubiera visitado sin ella. Desde luego una experiencia fascinante.

Sara era vital, llena de energía, divertida, inquieta y con firmes deseos de triunfar. Conectamos enseguida!

Tuve la suerte de ver sus comienzos, la convicción que tenía en su proyecto me provocaba admiración.

Sus pulseras de colores tan auténticos siempre me transportaban a México.

Y poco a poco se fue produciendo la metamorfosis.

Entonces en el año 2006 crea oficialmente la firma Dezso (deseo en latín).

Por aquel entonces Manhattan era tu refugio.

Pero Sara decidió cruzar los mares tres años después hasta Jaipur, India.

Y allí forjó su taller, en donde enseñaba a su gente a amar las piezas que había recogido del mar caribeño.

Después de eso los materiales fueron mutando, pero la esencia de sus deseos siguió tallando el mar.

Todo lo que diseño tiene reminiscencia de mar.

Me fascina ver los logros cuando las cosas se hacen con el corazón.

Sus joyas de inspiración acuática mezclan piedras semipreciosas, diamantes y oro de 18 quilates.

La evolución de Dezso, su marca personal, viaja por el mundo a lugares exóticos.

Y Sara lo ha logrado: transmitir la pasión por el mar en sus diseños. Un deseo hecho realidad.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *